De Santiago

Los hermanos don José y don Marco Antonio Garfias de los Santos fundaron esta casa ganadera en el mismo sitio donde ahora se encuentra. En 1966, con 80 vacas y 2 sementales de su hermano Javier Garfias. Lidió por primera vez en Guadalajara ese mismo año donde actuó Curro Rivera como novillero. Año con año cambia sementales de Garfias y a partir de 1969 agregaron más vacas y sementales de la misma procedencia. Se presentó en La Plaza México el 23 de agosto de 1970 con seis novillos para Jaime Rivero El Húngaro, Afrian Romero que cortó las dos orejas a Bordadordando la vuelta al ruedo en compañía de los ganaderos, completando el cartel Joaquín leal. En 1976 se separan los hermanos y don José Antonio queda como único propietario, quien hace cartel en las plazas de Sudamérica, obteniendo triunfos memorables, Paco Camino en Medellín, Colombia, Paquirri y Manzanares en San Cristóbal y Caracas, Venezuela. Se presenta en la Monumental México el 9 de octubre de 1983 con seis toros para Rafael Rafaelillo, que cortó una oreja a Napolero, lidiado en cuarto lugar, la confirmación de alternativa de Guillermo Capetillo y Ernesto Belmont. A partir de entonces comienza una larga trayectoria de éxitos que han marcado la historia de la fiesta brava en nuestro país. Ha ligado muchos triunfos en la Plaza México, Ricardo Sánchez le cortó las dos orejas a Salmantino el 20 de Abril de 1986. El 3 de Marzo de 1991 José Mari Manzanares realiza una faena memorable a El Zorro cortándole una oreja y Jorge Gutiérrez le corta dos orejas a Cartujo , el 10 de noviembre del mismo año, Miguel Espinosa Armillita Chico realizó una extraordinaria faena a Potosí, le cortó las dos orejas y sus restos fueron honrados con una vuelta al ruedo y Mariano Ramos hizo lo propio con cadete. Al año siguiente Arturo Gilio, el día de su alternativa, 5 de Febrero de 1992 cortó dos orejas y rabo a Genovés. El 26 de marzo de 1995 en la misma plaza se jugó, en quinto lugar, Vidriero un toro de bandera, lleno de clase, temple, bravura, con largo recorrido y mucho celo, alegría y una gran transmisión, que le correspondió a Miguel Espinosa, el cual realizó una de las faenas más bellas que se recuerdan en ese coso, le cortó las dos orejas y el rabo y al toro le dieron una gran ovación en la vuelta al ruedo. Al terminar el festejo, diestro y ganadero salieron en hombros. El triunfo se repitió al año siguiente cuando José Miguel Arroyo Joselito le cortó las dos orejas y el rabo a Valeroso, al que también se le concedió la vuelta al ruedo. Muchos son los triunfos que ha cosechado esta casa ganadera en varias plazas como Aguascalientes, Guadalajara o Texcoco. Es sin duda pilar de la cabaña brava mexicana pues ha regado su sangre en muchas ganaderías que han alcanzado alto nivel. Pero no todo es miel sobre hojuelas, ya que ha tenido que enfrentar una seria problemática de índole agrario, porque fue considerada como botín político causándole mucho daño. Enfrentando muchos años de sequía con afición y entrega, superando las piedras en el camino que con una estricta selección mantiene muy en alto los colores de su divisa. Todo ello lo ha logrado superar.

Última actualización: Viernes 26 de Mayo de 2017